Info
 

VIVIENDA Y SABER: CONSTRUCCIÓN COMUNITARIA EN LOS SECTORES CARENCIADOS SANTA FE 03

Esta Experiencia depende de Romang, provincia de Santa Fe

Cantidad de Habitantes: 8011
Organismo del municipio que implementó la experiencia.
El área que llevó a cabo la experiencia y que la lleva actualmente es un equipo especial de hábitat social que tiene la misión de coordinar planes y recursos para una política habitacional integral. La denominada Unidad de Hábitat Social está comprendida por un equipo flexible y abierto que comprende las siguientes funciones: conducción institucional y asesoramiento educativo, dirección técnico-constructiva, animación y trabajo social, apoyo socio-asistencial y servicio catastral.
Los objetivos de la unidad incluyen las siguientes referencias: acceso a la tierra y loteo, acceso a la vivienda y a la infraestructura básica, participación en un programa de autoconstrucción comunitaria y la inclusión en un plan de desarrollo local.


Caracterización del Municipio en que tuvo lugar la Experiencia
Ubicada a la vera de la Ruta Provincial N°1, Romang se recuesta sobre las sinuosidades del río San Javier, 260 km al norte de la capital santafesina.
Es una zona tradicionalmente agroganadera ubicada en un punto estratégico de la ruta del MERCOSUR, marcha decididamente hacia su reconversión productiva con resultados muy favorables.
La actividad económica es eminentemente agrícola. Se cosecha trigo, lino, maíz, girasol, sorgo, soja, algodón y hortalizas.
El proceso industrial local está sólidamente representado por el molino arrocero que elabora y envasa arroz Susarelli, que es exportada a los países del MERCOSUR. También por la Fundición de Hierro Gris y Nodular, API S.A., empresa que fabrica materiales para red de agua, gas y piezas para maquinarias, logrando una capacidad productiva con elevada proyección nacional.
Las hortalizas (destacándose el cultivo de batata en la región), la apicultura y la producción avícola, con la aparición de nuevos productores posibilitan que estas actividades ocupen un lugar destacado en la economía de alternancia que se desarrolla en la región.  
A esta dinamización económica contribuye PROMIEL, empresa que con nuevos bríos acopia miel de los productores locales y regionales y se encarga de su exportación; y un astillero que fabrica barcos de bajo calado y embarcaciones para el traslado de animales de la zona de islas.
La población de Romang se compone de un 26% de sectores carenciados. Esta población es atendida sanitariamente por el hospital local y dos dispensarios barriales, y en necesidades socio-ambientales es atendida por la Comuna y por algunas instituciones de la sociedad civil.
Se caracteriza por tener un interesante y desarrollada estructura educativa, contándose con escuelas de todos los niveles del sistema educativo además de una escuela especial para discapacitados, la biblioteca popular "Despertar" que realiza un excelente trabajo con los jóvenes
La actividad cultural es intensa y variada. Los grupos culturalmente activos son el Coro Polifónico Comunal, el Grupo Juvenil de Canto, Grupo de Escritores Romanses, Grupo de Teatro, Coro de Abuelos y el Centro de Artesanos. Además existen instituciones intermedias: la Asociación Italiana, Sociedad Suiza de Gimnasia y Centro de Jubilados entre otros.
La generosa geografía costera favoreció su desarrollo turístico, miles de vacacionantes llegan a disfrutar de las actividades turísticas programadas durante el año: Fiesta Provincial del Sol, Pesca Variada, Fiesta Provincial Suiza y Concurso Regional de Pesca del Amarillo entre otras.
El municipio es una Comuna administrada por una Comisión Comunal integrada por cinco miembros de acuerdo con la legislación de la Provincia de Santa Fe.
Tiene una población de 8.400 habitantes de acuerdo con el último censo.
El presupuesto anual es de $1.200.000,- (Pesos un millón doscientos mil)
Cuenta con 70 empleados comunales entre administrativos y de mantenimiento.


Objetivos Propuestos y metas del Proyecto
Acceso a la tierra, a la vivienda, al desarrollo social desde su propia cultura y con un nuevo saber hacer enriquecedor y personalizante es el propósito básico y valioso desarrollado en nuestra experiencia.
El propósito general fue modificar, reconstruir o acondicionar las viviendas asegurando condiciones aptas de habitabilidad y adaptación, contribuyendo a la salud familiar y al mejoramiento del hábitat.
Este propósito general puede desagregarse en propósitos específicos convergentes:
a.       TIERRA: la mayoría de las familias afectadas por las inundaciones habitan terrenos de la ribera que no le pertenecen. El proyecto posibilitó que las familias accedan a un terreno propio y delimitado; obteniendo el titulo del mismo, propiciando la ocupación de suelo disponible en zona
urbana en terrenos altos, seguros y aptos.
b.       VIVIENDA: la iniciativa propuso y permitió que las familias accedan y participen en la construcción de una vivienda digna, con materiales resistentes. La vivienda desde la perspectiva físico-espacial, respeta la conformación del grupo familiar.
c.       EDUCACIÓN Y SABER HACER: la iniciativa logró que los actores participantes integren sobre su saber personal cotidiano un nuevo "saber hacer", posibilitador de nuevos aprendizajes y expectativas.
d.       DESARROLLO SOCIAL: la iniciativa se propuso llevar adelante un proyecto social,transformador en comunión con las poblaciones que viven el problema de la inundación y las pérdidas materiales; movilizando recursos humanos, materiales e institucionales mediante una
metodología coordinada y consensuada desde lo constructivo, lo social y lo institucional.
e.       CULTURA LOCAL: la iniciativa propuso reconocer, valorar y respetar en lo posible:
               El rasgo cultural costero: las familias beneficiarías tienen un arraigo con el paisaje de la costa y una relación peculiar con el río y la naturaleza circundante, que crea hábitos y ocupaciones referenciales: caza, pesca, corte de pajas y madera; consumo predominante de pescado, esparcimiento y disfrote acuático e islero.
               Un rasgo socio-cultural sub-urbano: las familias beneficiarías al poseer un entorno natural menos urbanizado, característico de su ubicación, participa en forma reducida de los servicios públicos urbanos (iluminación pública, energía eléctrica domiciliaria, organización y recolección de residuos), lo cual obligó a un programa progresivo y lento de acomodación a nuevos hábitos y servicios, transitando hacia el nuevo rol de usuario, en el contexto básico de su cultura.        
 


Marco normativo de la Experiencia
PRESENTAREMOS ALGUNOS:
>        RESOLUCIÓN N°148/98
>        RESOLUCIÓN N°018/99
>        CONTRATO ENTRE LA COMUNA Y LOS SUSCRIPTORES
>        ORDENANZA N°1310/2000
>        RESOLUCIÓN N°157/02
>        REGLAMENTO INTERNO DEL TRABAJO GRUPAL DE LOS AUTOCONSTRUCTORES - VIVIENDAS PROGRAMA NACIONAL N° 37.
>        CONVENIO COMUNA - FAMILIA CONSTRUCCIÓN 10 VIVIENDAS PROGRAMA NACIONAL N°37.


Características generales de la iniciativa
El ejecutivo comunal, partiendo de las inquietudes recibidas en la oficina de Acción Social y de los recorridos realizados por los barrios de la localidad, decide emprender la marcha contra la pobreza. Por medio de las Asistentes Sociales de la Unidad de Hábitat Social realiza un relevamiento de familias carentes de viviendas, se realizan reuniones con las posibles familias beneficiarías acordándose los recursos humanos y materiales, el reglamento de trabajo, etc. Se coordina con el responsable Técnico-constructor en qué áreas conviene la implementación de las nuevas viviendas, teniendo en cuenta el acceso a los servicios básicos de energía eléctrica, agua potable y recolección de residuos, la cota de umbral y la rio inundabilidad de los terrenos, todo esto considerando además la cultura y actividades socio-económicas de la población a atender. El encargado de catastro comunal observa y asesora sobre la situación dominial de los inmuebles donde se construirán las nuevas viviendas. Luego se realiza la adjudicación y se comienza con la construcción a través del proceso de Autoconstrucción y Ayuda Mutua, los beneficiarios construyen su propia vivienda, internalizando el concepto de propiedad, pertenencia, y construyendo un nuevo saber-hacer relacionado con la albañilería, cultivo de huerta, separación de residuos, etc., y el sentido de apropiación adquiere un rasgo distintivo en estas franjas de la población. Se firman los convenios de adjudicación entre los beneficiarios, la Comuna y las organizaciones provinciales y nacionales patrocinadoras. Luego se hace el acto comunitario de entrega de viviendas con la participación activa de todos los beneficiarios, autoridades locales y provinciales.
Hasta la actualidad se han beneficiado 200 familias carentes de viviendas y/o afectadas por las inundaciones.
Fue un proceso permanente la articulación entre los distintos actores participantes para debatir, enfrentar y destrabar las tensiones producidas por lógicas distintas y acordar reglas básicas de convivencia y responsabilidades de cada parte en los diferentes tramos de realización del programa de desarrollo social. Por lo tanto hay un alto nivel de participación ciudadana en torno al descubrimiento y discusión sobre el acceso, uso y ejercicio de los derechos civiles y socio-políticos.


Etapas de implementación y grado de avance
Organización del plan de acción para la construcción comunitaria de la vivienda.
Planificación y coordinación de los recursos materiales y humanos.
Asistencia y promoción al grupo de las familias participantes para concretar la ayuda mutua y el esfuerzo propio.
Delimitación de los roles y funciones de los actores.
Contribución a un trabajo interdisciplinario eficaz, potenciando la actividad profesional.
Participación parcial de mano de obra local.
Reconocimiento y respeto por el saber experiencial que cada actor trae.
Participación activa en la adquisición de un nuevo saber-hacer integrando elementos participativos y ocupacionales.
Producción de mecanismos de adaptación social revitalizando las pautas culturales propias, considerando las tipologías y tecnologías  constructivas de la zona.
El proyecto ha sido implementado y ha sido finalizado en el caso de 20 experiencias. En este momento se encuentran en marcha tres experiencias con un grado de avance de 30, 40 y 70 % respectivamente.
Proceso de negociación y conflictos que hayan surgido durante el diseño o implementación del programa:
En el proceso que transcurre para llevar adelante los proyectos son varias las instancias.
Desde la elaboración de proyectos, designación de familias, selección de área geográfica, ubicación en el tiempo, aprobación de los proyectos, comunicación a las familias de la adjudicación de la vivienda, encuadre de los grupos, elementos que reglan la vida de los grupos, ubicación de roles y funciones desde los actores: beneficiarios, técnicos sociales-constructivos; las instituciones ejecutoras, los proveedores, etc.
La motivación, la movilización y la comunicación posibilitaron la participación en los procesos desarrollados. La viabilidad y la factibilidad permiten la implementación de esos propósitos iniciales.
En el propósito tierra se plantearon inconvenientes como la resistencia a dejar el lugar donde estaban; a apropiarse de sitios distintos, el desprendimiento de vecinos amigos y de un lugar construido por sus antepasados o por su esfuerzo.
Estos inconvenientes se los afrontó con una metodología que posibilitaron el diálogo y el entendimiento con acuerdos escritos.
La incorporación del valor del terreno y la casa propia no estaba instalada. Lo que implicó trabajar los derechos, obligaciones y el proceso que llevó a una decisión responsable.
El trabajo técnico-social se dio con implementación de reuniones de grupo, siendo de carácter explicativo, demostrativo y capacitadoras.
Al principio no había credibilidad por parte de las familias y experiencia previa de adjudicaciones. En el trabajo coordinado de responsables institucionales y beneficiarios, quedó demostrado la credibilidad por los proyectos.
La sumatoria de problemáticas desde lo habitacional, social, cultural y económico provocaba conductas inapropiadas, con represión de sus saberes y valores, hostilidad y diferencias desvalorizantes sobre el género femenino. Estos conflictos fueron tomados y trabajados en cada proceso de autoconstrucción.
El equipo técnico trabajó con propuestas de aprendizajes guiados y direccionados; apuntando a resolver los nudos que dificultaban una participación saludable y positiva.
La implementación de los proyectos produjo resultados y consideraciones significativas en la comunidad porque a medida que los beneficiarios se apropiaron de las instancias de participación, capacitación y organización, la experiencia repercutió en las comunidades barriales cercanas y fueron
contagiadas por las actitudes y hábitos de aquellos pobladores que tuvieron la posibilidad de la autogestión-autoconstrucción, convirtiéndose en una experiencia movilizadora y autosolucionadora de problemas comunitarios. Pues hasta el momento la opción no estaba en el cuadro de intereses o deseos de esos vecinos.                                                       
Fue y es un precedente importante para la comunidad el haber podido concretar la totalidad de núcleos habitacionales para familias carenciadas, con la modalidad de la autoconstrucción comunitaria.


Recursos humanos involucrados
Doce personas que incluyen funcionarios políticos, asistentes sociales, arquitecto, maestro mayor de obras, seis albañiles jefes de obra.       
El máximo nivel educativo es universitario y el nivel promedio es el correspondiente a la escuela media.


Financiamiento

No disponible.



Evaluación del impacto de la Experiencia
Los objetivos enunciados anteriormente superaron las expectativas por parte del Gobierno Comunal y la principal medida cuantitativa y cualitativa lo da el número de unidades habitacionales construidas (200).
Otros indicadores importantes para medir los resultados/impactos es el acceso a servicios como: al agua potable, energía eléctrica, prestaciones de servicios públicos como recolección de residuos, mantenimiento de calles, alumbrado público, etc.
Los adjudicatarios de las viviendas fueron actores principales en la organización comunitaria, capacitándolos para la autogestión de infraestructura comunitaria y desarrollo social.
Con los programas llevados adelante en coordinación e integración con otros organismos no gubernamentales como por ejemplo Caritas y A.V.E. sirvieron para incorporar visiones distintas a estos trabajos, avanzando en programas con mayor apertura e innovación en políticas y estrategias en los sistemas de autoconstrucción, logrando metas concretas en la mejora de las condiciones de vida de las personas, la integración social y la capacidad institucional en la toma de decisiones.
Entendiendo que los cambios urbanos son procesos esencialmente sociales y como resultado de éstos, los cambios físicos que transforman la comunidad.


Mecanismos de seguimiento y evaluación implementados
El equipo de Hábitat Social mantiene reuniones quincenales para determinar el grado de avance de las experiencias con los jefes de obra concibiendo la evaluación como un proceso de mejora continua. Además se ponen en práctica otros instrumentos de identificación de mejoras como ser: planillas de asistencia, registro de avances físicos y de avances de desarrollo social, elaboración de documental fotográfico y video relatando las experiencias con testimonios de los participantes.
También se incluye la evaluación técnico-constructiva y social de los finales de obra; además de las instancias de animación social con observadores externos.


¿Qué aprendizaje institucional significó el desarrollo de la experiencia?. ¿Este aprendizaje, ha dado lugar a iniciativas específicas?
a.       El grupo de familias participantes de un proceso de autoconstrucción comunitaria de las viviendas, además ha construido un nuevo saber que se constituye en una capacidad instalada que le permite protagonizar nuevos procesos autoconstructivos como huerta, cerramientos, equipamientos comunitarios (aprendizaje popular)
b.       Las familias participantes han demostrado que pueden abandonar la subordinación y también la resistencia; poniendo en acto la coordinación y la disposición al cambio (mejoramiento y modificación de valores).                              
c.       El proceso de vivencia personal y de promoción humana inherente al proceso constructivo de la vivienda, permitió neutralizar y reducir prejuicios culturales sobre las familias; a partir de la
autoestima y sentido de la libertad que crecía junto a la edificación de la vivienda (cambio actitudinal).                                                         
d.       La experiencia compartida por diversos actores demostró que la gestión asociada es el mejor estilo de gobierno y de práctica social porque produjo resultados eficaces y fué favorecedora de consenso público (asociación de diversos actores).
e.       Estas lecciones están siendo incorporadas a otras iniciativas mediante:
La participación de la gente en la planificación y ejecución del proyecto.
La organización de espacios y la atención a los tiempos psicosociales para posibilitar la educación comunitaria de valores y actitudes.


Enlaces
Municipios | BEL |  Biblioteca Digital |  Mundo Urbano | Capacitación | Investigación |  AsistenciaTécnica | Publicaciones | Microrregiones
Universidad Nacional de Quilmes - Roque Sáenz Peña 352 - Tel: 4365-7100 Fax: 4365-7101 Int. 206